jueves, 21 de febrero de 2013

Segunda parte de la entrevista a "Pichirica" Wolter

                                                                                         8F6B5M8HX59A

Habíamos dejado la nota a Cristian Wolter a medio terminar, justo cuan-
do tocaba el tema de los motores "standard" del Karting Entrerriano. En
esta segunda parte, "anexamos" una explicación mucho más racional al
tema en las últimas líneas, que el lector no se querrá perder.

La legendaria "Tornería Wolter" está algo cambiadita en el frente, pero
no así de lugar, y el inquieto ex- campeón andaba por ahí, esquivando
motores de lancha, de motos, de karting y de alguna bestia inidentifi-
cada del camino (¿camión o tanque de guerra?)...en fin...

Recordemos que hablaba de su experiencia con los motores de 150cc
y 110cc 4T en el K.E. que había abierto seis, de los cuales solo 2 coin-
cidían entre sí -las piezas- y en uno de ellos el cigüeñal era diferente, y
se preguntaba ¿ Cuál es entonces el original?

Cristian Wolter : "...habría que hacer un reglamento definitivo, que con-
        temple liberar ciertas partes, porque por ejemplo, tapa de cilindro
       se te rompe y no se consiguen más. Es muy engorroso andar revol-
       viendo, buscando una tapa. Lo mismo pasa con los 110 cc. Para
       colmo, los 110 cc con leva preparada son propensos a romperse.
       Tenés que andar inventando sobre la marcha, y en una de ésas que-
       dás afuera (del reglamento)."

      "Otra cosa que me pasó, ocurrió cuando se me rompió un elemento.
       Mas bien diría que se fueron juntando las cosas ¿no? (Iban) y le pre-
       guntaban al técnico "Se me rompió tal cosa ¿Qué hago?" y éste le
       respondía "Andá y reparalo así, asá" y después resultaba que si en
       esa reparación había una tocadita nada más, el que no sabía quedaba
       afuera de esta posibilidad de mejora..." (N. de R. demasiado parecido
      al caso relatado por Daniel Bruno en los inicios de la Copa Turismo
       Std. hace cuatro años atrás. Bruno se quejaba amargamente que los
      "Anexos" al reglamento técnico  llegaba sólo a algunos talleres).

     " No había una comunicación expeditiva a todos los pilotos, aunque
      yo hablo a título personal, hablo de lo que me pasó, por eso decidí
     no seguir (como preparador). Creería que seguimos en la misma, por
     lo tanto este año no voy a participar en el Karting. Estoy muy ocupa-
     do en otra cosa y no me darían los tiempos....Estaría bueno que eso
     se corrija, porque en un par de años decayó mucho el ánimo en estas
     dos divisionales de 110 y 150 cc."

R. al P:.   Y ahora, basta de polémicas. Retornemos a los dorados años
     en que eras piloto, porque los recuerdos son bonitos. Fuiste protago-
     nista de una época "fundacional" con pilotos "que la sabían lunga" y
     de los otros...¿Eran todos difíciles, había una élite de "ases"? ¿Alguno
    de ellos te dejó una impresión, o un recuerdo que lo destaque por
    sobre el resto?

C.W. "Me acuerdo de todos como si fuese ayer. En esa época nos res-
         petábamos todos por igual. Yo creo que el rival más directo que
         tuve siempre fue Andrés Crosa, por ser de mi ciudad. Además,
        siempre tuvimos una relación bárbara fuera de la pista....Adentro,
         éramos rivales a morir. Tuvimos la suerte de correr muchas ca-
        rreras juntos en el Karting, y luego en la Fórmula..."

        "Yo no corrí tantas como él. Él corrió mucho más tiempo (N. de R.
        el porcentaje de eficiencia entonces, sería a favor de Wolter ¿Qué
        dirá Andrés a todo esto?) pero lo lindo es que los dos tuvimos esa
        posibilidad. Yo salgo campeón en el '90, al año siguiente sale cam-
        peón él...En ese 1991, yo corrí sólo 5 o 6 carreras nasa más..por
        falta de continuidad, pero siempre peleando ¿no?" (risas)

 Ni hace falta aclararlo, porque el villaguayense conoce la "debilidad"
del autor de estas líneas por Fabián Pérez, piloto que en aquel tiempo
estaba mal etiquetado como "busca líos" o "sucio en pista" por decirlo
de una manera elegante...

       
       "No, obviamente que no con Fabián (Pérez) él era otro candidato
       más a ganar, nada más. Había muchos: el Turco Galiano, Antonio
       Antivero, toda gente que ya venía de vuelta...(Reynaldo) Vacallu-
       zzo que dejó de correr a fines del '90. ..Vacalluzzo tenía una repu-
      tación de piloto áspero, pero a mí me enseñó y me respetó mucho."

      "Por supuesto que me hubiese gustado correr contra otro grande
      como fue Gerardo (Beber) que siempre estuvo a mi lado. No sólo
      me hacía el motor, me enseñó todo lo que sé... siempre conjeturába-
      mos que hubiese sucedido si corríamos juntos, nos hubiera gustado,
      a ver quien de los dos ganaba."

    "Un tipo muy rápido, pero demasiado aguerrido, propenso a cometer
     errores...y yo me consideraba totalmente lo contrario ¿sabés? Muy
    cauto y de ver las carreras con varias vueltas de anticipación; poner a
    punto un auto para que ande igual de la primera a la última vuelta, lo
    que es muy difícil de lograr. Antes y ahora."

Llega un cliente al taller y debimos interrumpir la grabación. Era el momen-
to adecuado para "examinar" el "engendro" que teníamos enfrente, ya co-
nocido por quienes frecuentan las carreras de F.E.  Todos los preparado-
res parecieran tener uno. Oscar Coffy y si "micro- monopatín motorizado"
Wolter con ésta...que tiene rueda delantera de bici, trasera de ciclomotor,
etc. ¿cómo denominarlo? ¿Qué patente pagará?

Estábamos cavilando cuando regresó "Pichirica" y la charla siguió por varios
minutos, tocando temas variados, desde los neumáticos ancorizados para la
final (Paraná III) que no fue, hasta los incidentes en las largadas de hoy en
día, los consejos que le dá a Máximo Pérez, las turbulencias en los "trencitos"
de la F.E. actual, pasando por esa fugaz incursión en un motor de Rally, hace
un par de temporadas, cuando sorprendió con el R 18 de Julito Vancauwen-
berghe, etc.

Si bien al momento de tomar esta foto (Santa Elena 2010) ya no estaba más
"debajo del capó" del "amarillito" del piloto que luego pasara al bando de los
casados, al que cariñosamente se lo apodaba "Vanca"...

Útil para todos resulta hacer hablar a los que saben, algo que venimos hacien-
do desde hace 8 años, pero que recién a partir de esta nota nos decidimos a
compartir con nuestros lectores, por expreso pedido de ellos, y de los pilotos
de las distintas categorías.

La despedida, cuando el reloj marcaba la hora de la merienda ya de aquel
cálido miércoles en la "Ciudad de Encuentros" fue con las promesas de rigor,
de volver a encontrarnos en el Autódromo y seguir compartiendo anécdotas.

No queremos dejar pasar la oportunidad, para dar una opinión, que sería
por demás elocuente, sobre el tema de "que es un motor Standard" de los
que se utilizan en el Karting Entrerriano.

Casualmente, mientras estábamos editando la nota a "Pichirica" encontra-
mos en la última edición de la revista "One" (nro. 85, páginas 24 al 27 del
"dossier" denominado C.A.R.) una entrevista a Arturo Scalise, que es el
presidente de cuatro firmas "ensambladoras" (fabricantes, se dicen) de mo-
tos, tres de ellas japonesas. La punta del ovillo podría andar por aquí.

Dice Scalise que a causa de lo irregular de las habilitaciones de los llamados
"permisos de importación" (que como sabemos dependen del estado del
humor del Sr. Secretario de Comercio Guillermo Moreno) las piezas entra-
ron en cuentagotas, llegándose a acumular en el puerto 4.000 motos y sus
partes en contenedores en el puerto.

En otras palabras, se armó con lo que había a mano. En este año, a partir
de abril, comenzarán a ensamblar con el 30% de componentes argentinos,
por exigencia del gobierno, y necesariamente los costos se elevarán.

Lo referido por Scalise se concatena a la perfección con la prédica que
desde siempre hemos sostenido en "Rumbo al Podio". Los técnicos de las
categorías deberían hacer viajes visitando las fábricas, actualizándose, con-
curriendo a cursillos, seminarios, conferencias, etc. todo costeado por la en-
tidad a la que representan ¿Un técnico desactualizado, para qué sirve?

No todo es cuestión de traer un banco y un software vistoso, porque como
nos dijeron J.M. Franchini, L. Pinasco y ahora C. Wolter, si uno lo adquiere
en mostrador, de buena fe, el motor es standard, por más que las piezas no
coincidan y las curvas del gráfico de la computadora no se asemejen al de un
patrón que sabe Dios de donde fue sacado y con que criterio.

¿El arte de complicar lo difícil?


Nota a Wolter, realizada con la colaboración de R.E.C.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada